APRENDIENDO TÉCNICAS: ANÁLISIS DE IMPACTO

Hoy te traigo una técnica que implica un poco más de creatividad, que nos invita a poner en marcha nuestra imaginación para visualizar que cosas pueden salir bien y cuáles mal, como consecuencia de la ejecución de un posible proyecto.

Se trata de la técnica denominada “análisis de impacto”. El objetivo de esta técnica es realizar un análisis “ex-ante” (antes del suceso) sobre las consecuencias posibles de la ejecución de un proyecto o una acción. En esta técnica se trata básicamente de imaginar el futuro, de ponernos en lo mejor y en lo peor que puede pasar si llevamos a cabo el proyecto que tenemos planificado. Propone básicamente que usemos nuestra imaginación para situarnos en el momento de finalización del proyecto y que nos planteemos qué resultados ha obtenido, tanto positivos como negativos. Si avanzamos a dentro de 6 meses, que supongamos es la duración del proyecto, ¿qué ha pasado?, ¿qué ha ocurrido con los/as usuarios/as del proyecto?.

Resultados / consecuencias positivas:

Para tratar de identificar los posibles resultados positivos podemos plantearnos las siguientes preguntas: ¿qué han conseguido los/as usuarios/as del proyecto como resultado de participar en él?, ¿qué conocimientos, habilidades o destrezas han logrado tras su participación en el proyecto?, ¿qué cambios se han producido en su manera de proceder en relación a las problemáticas que presentaban?, ¿se ha producido el cambio deseado en la vida de estas personas?.

Resultados / consecuencias negativas:

Pero también hay que ponerse pesimista, han pasado los seis meses de ejecución del proyecto y ha sido un fracaso total. Tenemos que preguntarnos, ¿qué resultados negativos ha tenido el proyecto?, ¿por qué no se ha producido el cambio deseado en la vida de estas personas?, ¿qué circunstancias han hecho que fracase?, ¿por qué no hemos logrado lo que nos habíamos planteado inicialmente?. Se trata de preguntarnos qué puede salir mal, de detectar qué cuestiones podrían hacer que el proyecto no logre los objetivos planteados.

Este análisis nos ayudará a ver con antelación qué resultados se obtendrían si el proyecto se desarrolla como se espera y qué cuestiones pueden ir mal. Nos servirá para detectar los posibles problemas que podrían surgir durante la ejecución del proyecto, lo que nos permitirá poner a trabajar la cabeza en la búsqueda de soluciones. En el caso de que el número de hipótesis negativas sean muy altas y no puedan ser controladas desde la gestión del proyecto, también podemos optar por desistir de la idea de llevarlo a cabo.

 

Pasos a seguir para desarrollar la técnica:

Paso 1: Se escribe en una tarjeta la acción o el proyecto del cual se quiere evaluar el impacto.

Paso 2: Se realiza una lluvia de ideas sobre los resultados/ consecuencias positivas de la acción y se colocan en la parte superior.

Paso 3: Se realiza una lluvia de ideas de los posibles resultados/consecuencias negativas y se colocan en la parte inferior. Las consecuencias se representarán estableciendo relaciones de causa-consecuencia.

Bueno, espero que la técnica te resulte interesante y sobre todo útil. Nos leemos en el próximo post o en los comentarios como siempre :)))))))))))))))

 

Referencias bibliográficas:

Geilfus, F. (2002). 80 Herramientas para el desarrollo participativo. Diagnóstico, Planificación, Monitoreo y Evaluación. San José, Costa Rica: Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *