DISEÑAR PROYECTOS QUE NOS HAGAN FELICES (I)

¿Te gustan los proyectos que estás realizando?, ¿te sientes feliz trabajando en ellos?, ¿te llenan a nivel personal y profesional?. Creo que cuando diseñamos proyectos nos olvidamos de una parte importante de la ecuación, nosotr@s, l@s técnic@s, ¿nos gusta el proyecto?, ¿nos vamos a sentir satisfech@s y realizad@s al desarrollar esta intervención tal y como está planteada?. Yo he participado en proyectos que no me hacían feliz, y quizás fue porque a la hora de diseñarlos no tuvimos en cuenta este factor y se primaron otros más relacionados con las necesidades de la organización.

Hay proyectos que por la razón que sea no nos gustan, proyectos que no hemos diseñado muy bien por las prisas, porque estamos interviniendo en 4 proyectos más y este lo presentamos porque “no llegamos a final de mes en la organización” y hay que buscar un trabajito extra que complete algunos de los sueldos, porque la otra opción es no hacerlo y que algun@ se vaya a la calle. Son básicamente proyectos con una financiación pequeña que no permite diseñar grandes actividades, sino mas bien acciones puntuales a las que no vamos a poder dar continuidad o seguimiento por la falta de recursos. Son proyectos cuyas actividades al final resultan poco atractivas tanto para l@s usuari@s como para l@s técnic@s, porque ante la falta de tiempo y de recursos los diseñamos para salir del paso.

Cuando diseñamos un proyecto de este tipo se nos olvida algo muy importante, lo tedioso y difícil que es luego llevarlo a cabo. La motivación hacia el trabajo que realizamos está directamente relacionada con las habilidades que desplegamos para llevarlo a cabo, así que si creemos que el proyecto no va a servir para nada, que no va a tener ningún efecto positivo o relevante en la vida de las personas, ¿cómo vamos a poder motivar a l@s usuari@s para que participen?, ¿cómo vamos a trabajar a gusto en él?.

Es una obviedad pero a veces tenemos que recordárnoslo, si no estás motivad@ para realizar tu trabajo difícilmente vas a desempeñarlo de una manera efectiva, “El grado de motivación de una persona determinará la cantidad de recursos internos propios que está dispuesta a movilizar. Es la motivación la que estimula y activa el cómo pensamos y el qué hacemos ante determinada situación” (Dilts, 1998, p.38).

Así que si esto implica ser más efectiv@s, ¿porqué no diseñar proyectos que nos motiven y nos hagan felices?, ¿cómo son esos proyectos?, piensa un poco, ¿cuáles son los proyectos en los que te has sentido más a gusto?. Personalmente los proyectos que recuerdo con más cariño son los que salieron bien, en los que se logró que la intervención constituyese un factor que impulsó el cambio en la vida de las personas participantes. Sí, somos buena gente por si había alguna duda, recordamos con especial cariño aquellos proyectos que nos hicieron sentir útiles y valios@s, nos hace felices formar parte de la felicidad de los demás, que nuestro trabajo sirva, que constituya un aporte para los otros, una contribución al mundo. No creo que nadie recuerde con cariño y emoción un proyecto en el que no hacía nada y se aburría como una ostra.

Nos hacen felices los proyectos en los que la intervención conseguía lo que se pretendía, así que por qué no tener en cuenta esa parte de la ecuación, la felicidad, diseñemos proyectos que nos hagan felices a l@s técnic@s porque esos proyectos son los que hacen felices a l@s usuari@s.

Dediquemos más tiempo a diseñar los proyectos, a buscar soluciones más creativas a los problemas, la prisa es mala consejera, hay que dedicar a las cosas importantes el tiempo que se merecen. Hagamos un esfuerzo por hacer que todos los proyectos cuenten, que todos valgan la pena y aporten, que no haya unos proyectos para hacer buenas intervenciones y otros para que podamos llegar a final de mes. Intentemos que todos los proyectos tengan algo de bonito, porque al final los buenos proyectos, los proyectos bonitos, son los que nos hacen felices.

“No hay deber que descuidemos tanto como el de ser felices”

Robert Louis Stevenson

Este post tiene segunda parte, una estrategia que nos permita diseñar esos proyectos que nos hagan felices. La segunda entrega viene en dos semanas, espero que esta te haya gustado y que te anime a intentar cosas que te hagan  más feliz en el trabajo. Nos hablamos en los comentarios o en las redes sociales si no te animas por aquí :)))))))))))))))))))))))

 

Referencias bibliográficas:

Dilts, R. (1998). Liderazgo creativo. Barcelona: Urano

2 comentarios en “DISEÑAR PROYECTOS QUE NOS HAGAN FELICES (I)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *