PROYECTO IDEA (2): ¿QUÉ TE ENCANTA HACER?

¿Qué impulsa el nacimiento de una idea? ¿Qué te puede conducir a esa chispa que da lugar a una idea brillante? esto es lo que intento hacerte ver con esta serie de posts y te voy a hablar de algo con lo que quizás no contabas. Te voy a hablar del amor como elemento catalizador de ideas.

Quizás te parezca manido y repetido hasta la saciedad, pero para ser verdaderamente bueno en algo hay que amar lo que se hace, disfrutar con lo que se hace. No me entiendas mal, todos podemos llegar a ser muy buenos o incluso extraordinarios en algo con trabajo y esfuerzo, pero cuando hablamos de la excelencia en el trabajo, de las ideas que impactan y dejan huella, se introduce un nuevo elemento en la ecuación y ese elemento es el amor. Cuando una persona está enamorada quiere dedicar todo el tiempo que sea posible a la persona amada, pues algo parecido ocurre cuando alguien encuentra una actividad que le gusta verdaderamente, el amor te impulsa a llevar a cabo una práctica deliberada, intensa e inspirada para aprender y mejorar en torno a esa materia. El amor es el motor que te permite realizar miles de horas de práctica en algo que a cualquier otra persona le parecería tedioso. Es muy difícil encontrar a alguien excelente en lo que hace si no ama ese ámbito en el que destaca (Aberkane, 2017).

Bill Bowerman

Te voy a hablar de Bill Bowerman, una de esas personas a las que el amor por su trabajo le llevó a una idea. Bill fue entrenador de atletismo en la universidad de Oregón en Estados Unidos durante 24 años. A lo largo de su trayectoria profesional formó a 33 atletas olímpicos y vivió obsesionado con la idea de facilitar que sus atletas pudiesen correr más rápido en la pista.

El calzado que usaban los corredores de fondo en aquella época era un verdadero ladrillo, así que su afán porque sus corredores mejorasen sus marcas le llevó a empezar a hacer prototipos en su tiempo libre. Con estos prototipos intentaba aligerar el peso de la zancada y una vez los creaba los probaba con los atletas.

Durante esta etapa un exatleta suyo, Phil Knight, se puso en contacto con él para proponerle un negocio. La idea era dejarle unos cuantos pares de zapatillas de una marca japonesa que estaba tratando de introducir en Estados Unidos y que Bowerman se los vendiese a sus atletas. Pero Bowerman le planteó otra posibilidad, le pidió ser su socio en el negocio y tratar de crear modelos que mejorasen esas zapatillas. Bill estaba cansado de presentar sus prototipos a las marcas americanas y que estas los rechazasen, así que ¿por qué no crear las zapatillas por su cuenta? En 1964 crearon Blue Ribbon Sports, una filial de la empresa japonesa y empezaron a comercializar el calzado de la marca. La cosa empezó poco a poco a ir bien y en 1968, tras múltiples prototipos, Bowerman logró sacar su primer modelo de zapatilla.

Bill Bowerman y Steve Prefontaine, uno de los atletas a los que entrenó y que batió 15 récords de Estados Unidos

La historia no acaba aquí, Bowerman siguió experimentando para mejorar sus modelos, en su idea de tratar de hacer que los corredores fuesen más rápido se dio cuenta de que no solo correr era importante, sino que el peso y el rozamiento con la pista eran fundamentales y que cuanto menores fuesen mayor velocidad se podría alcanzar. Bowerman buscaba quitar peso a las zapatillas para hacerlas más ligeras y que así las piernas de los corredores de fondo soportasen menos peso durante las largas carreras. En esta búsqueda un día mientras contemplaba como su mujer hacía gofres, tuvo su momento eureka, llegó su gran idea. Cogió la gofrera y esparció caucho líquido encima, como resultado obtuvo una suela en forma de rejilla con protuberancias. Esta nueva suela era ultraligera, amortiguaba los golpes y tenía mucha tracción, lo que hacía que el calzado fuera liviano, rápido y cómodo, una innovación en el mercado y el origen de algo realmente grande.

«Dios determina lo rápido que vas a correr. Yo solo puedo ayudar con la mecánica»

Bill Bowerman

En 1972 Bowerman y Knight rompieron sus relaciones comerciales con la empresa japonesa y decidieron crear su propia marca, querían crear una marca que honrase a los atletas, así que decidieron llamarla Niké, la diosa griega de la victoria, capaz de correr y volar a gran velocidad. Y sí, así es como Bill Bowerman y Phil Knight fundaron la multinacional Nike y así es como nace una gran idea, desde el interés genuino y el amor por algo. Bill Bowerman deseaba ayudar a sus corredores a correr más, tenía el sincero interés por lograr algo, por ayudar a las personas, ese fue el motor de impulso que le permitió seguir trabajando en su idea hasta que dio con la clave. Tal y como vimos en el primer post con la historia de Sara Blakely, las ideas necesitan tiempo y perseverancia para su desarrollo, si no te impulsa un interés genuino es probable que ante las dificultades desistas en el intento.

¿Y cómo puedo encontrar algo que me guste de verdad? te preguntarás, ¿Cuál sería el enfoque para descubrir qué es lo que verdaderamente nos apasiona y nos mueve por dentro? Pues podríamos partir de la siguiente afirmación de Michel de Montaigne «El niño no es un jarrón que se llena, sino un fuego que se enciende». No deberíamos ser un jarrón que se va llenando de conocimiento sino un fuego que se aviva, el jarrón puede contenerse de cualquier cosa que quepa dentro, al fuego solo lo avivará el combustible adecuado, tu combustible es lo que hace que te enciendas por dentro, que te eleves. Sería todo aquello que nos gusta y nos atrae y a lo que podríamos dedicar horas sin cansarnos, porque nos resulta interesante y tremendamente apetecible. Hemos de ir encontrando qué cosas pueden ser nuestro combustible, es una tarea que puede llevar un tiempo largo pero que supone uno de los acicates de la vida, encontrar las cosas que llenan nuestra existencia, que nos aportan «la alegría de vivir» (Aberkane, 2017).

Estatua de la Diosa Niké, Museo del Louvre

Puede ser cualquier cosa, desde diseñar cohetes espaciales a un vestido o moldear cerámica. ¿Qué te gusta hacer? ¿Qué amas hacer? se puede ser excelente en cualquier actividad en la que uno ponga un profundo amor que lo transciende a uno mismo, porque el objetivo final tiene puesta la mirada en el otro, en ofrecerle algo que le resulte útil, bonito o que contribuya de manera positiva a su vida en algún sentido.

¿Qué te encanta hacer?, esto es sobre lo que quiero que reflexiones estos días y para ello te dejo aquí una serie de preguntas.

¿Qué te gusta hacer? ¿Qué cosas disfrutas haciendo?

¿En qué se te pasa el tiempo volando?

¿En qué actividad te puedes pasar horas sin que apenas te des cuenta?

 

¿Qué temas te apasionan, te interesan?

¿Sobre qué quieres saber más?

¿Sobre qué cosas te gusta aprender?

¿Sobre qué temas no te cansas de leer?

¿De qué cosas podrías estar hablando durante horas?

 

 De los trabajos que has tenido ¿Cuáles son los que más te han gustado? ¿En cuáles has estado más cotent@? ¿Por qué?

¿Qué funciones desempeñabas en estos trabajos? ¿Cuáles eran las que más te gustaban?

 

¿Qué trabajos te hubiera gustado tener pero nunca tuviste la oportunidad?

¿Qué funciones te hubiera gustado desarrollar pero nunca te dejaron porque las hacían otras personas o porque no estaban incluidas?

¿De qué te hubiese encantado trabajar? ¿Cuál habría sido tu puesto soñado?

 

 QUÉ NO TE GUSTA HACER:

De las cosas que no te gustan también se puede obtener información, porque te ayudan a descartar cosas, te indican los caminos que no son, algo que también ayuda a definir qué es lo que un@ quiere hacer. ¿Qué odias hacer?

¿Qué trabajos de los que has realizado son los que menos te gustaron?

¿Qué funciones eran las que detestabas y no te gustaba desempeñar?

 

Referencias bibliográficas y documentales:

Aberkane, I. (2017). Libera tu cerebro. Barcelona, España: Planeta

https://www.libertaddigital.com/deportes/mas-deporte/2015-08-06/nike-el-imperio-que-nacio-a-partir-de-un-gofre-1276554313/

https://www.lanacion.com.ar/deportes/running/bill-bowerman-el-colonizador-del-running-nid1915567/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *